sábado, 4 de julio de 2009

El libro tampoco resiste a la crisis

El libro tampoco resiste a la crisis Las ventas de libros en España cayeron un 6% en el primer semestre. Las exportaciones también se resintieron y han descendido un 10%. El director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Antonio María Ávila, dijo que todavía estamos a mitad de campaña y que de aquí a finales de año las cifras pueden mejorar. «Queda septiembre, con los libros escolares, y la campaña de Navidad». Ávila calificó los meses de enero y febrero como «catastróficos», si bien en marzo «empezó una ligera recuperación».

El descenso de las ventas (hasta un 40%) se debió a las «devoluciones masivas» por parte de los libreros. «La crisis mundial está afectando a un mercado ya de por sí raquítico», precisó Ávila durante la presentación del estudio 'Comercio interior del libro en España 2008', un informe avalado por la FGEE y patrocinado por el Ministerio de Cultura y Cedro.

El comportamiento del 2008 no fue tan malo para el sector como el arranque de este año. El año pasado se facturaron 3.219 millones de euros (esta cifra incluye la venta de derechos de autor), un 2% más que en el 2007. Sin embargo se vendieron menos libros. El año pasado esta venta se situó en 240,6 millones de unidades, un 4,1% menos que en el 2007. Las cifras cuadran por el aumento de precio. En el 2008 el precio medio por ejemplar fue de 13,26 euros, frente a los 12,45 del año anterior.

El total de títulos editados el pasado año fue de 72.982, incluidas las reimpresiones. De ellos, el 52,1% fueron novedades o primeras ediciones y el 47,9% reediciones o reimpresiones. La tirada media por título fue de 5.035 ejemplares, con un descenso de 35 ejemplares por título.

La excepción

La edición de bolsillo aumentó 3,4%, situándose en 6.608 títulos. La facturación en el 2008 fue de 196 millones, lo que supuso un incremento del 3,2% respecto a la obtenida el año anterior. El número de ejemplares vendidos en este formato rondó los 29 millones, un 2,6% menos que en el 2007. Por materias, la literatura y los libros infantiles y juveniles acaparan el 32% del mercado. En el 2008 aumentó un 2,5% su facturación, pero se redujo un 6,3% los ejemplares vendidos. Las grandes editoriales facturaron el 66,6% del total. Las medianas generaron un 23,5% y las pequeñas el 10%.

Ávila se felicitó por la «resistencia» de las pequeñas editoriales, que se mantienen a flote en un mercado cada vez más competitivo y con escaso margen de maniobra. Por comunidades autónomas, las empresas asociadas a los gremios de Cataluña (51%) y Madrid (42%) facturaron el 93% del total. Les siguen Euskadi (2,2%), Andalucía (1,6%), Valencia (1,1%), Galicia (1%) y Castilla y León (1%).

La producción de libros en catalán descendió el año pasado (10.110 títulos, frente a los 10.464 del 2007). En el País Vasco, en cambio, aumentaron (1.375 frente a 1.361). También en gallego: 1.687 y 1.594. Asímismo, la balanza exterior, siempre positiva, cayó por debajo de los 300 millones de euros.

T. G. YEBRA | COLPISA

0 comentarios