sábado, 22 de agosto de 2009

Microsoft y Yahoo se unen a Amazon frente a Google Books

Hace varios años que salieron a la venta los primeros libros digitalizados (ebooks) y los dispositivos para leer estos formatos (ereaders), pero la escasez de títulos novedosos, el alto precio de los aparatos electrónicos y la escasa experiencia de lectura en una pantalla hicieron fracasar estrepitosamente sus ventas. El mercado presenta ahora un panorama bien distinto.

Google fue una de las primeras empresas en comenzar a digitalizar contenidos, que después plasmó en su servicio gratuito Google Books, lo que le valió para ganarse una denuncia por parte de las asociaciones de editores estadounidenses. La compañía selló la paz el pasado octubre, a través de una alianza las asociaciones Authors Guild y Association of American Publishers (AAP).

Bajo este acuerdo, la compañía ofrecía 125 millones de dólares (88 millones de euros) a las editoriales como compensación de todos los derechos de autor que hubiera violado con anterioridad, pero añadía a su poder la capacidad de escanear, publicar e ingresar dinero por publicidad y suscripciones. De estas ventas, los editores se quedan con el 63%.

Reacciones

La noticia no sentó nada bien a otras editoriales, autores y firmas de comercio electrónico, como Amazon, que cuenta con uno de los lectores más populares del mercado, el Kindle, o la librería online sin ánimo de lucro Internet Archive.

En el mercado, se entiende que Amazon e Internet Archive forman parte de la llamada Coalición del Libro Abierto, grupo al que se habrían unido recientemente Microsoft y Yahoo!, según se indicaba ayer en The Wall Street Journal. La Special Libraries Association y la New York Library Association figurarían también en el listado. Se espera que la identidad de todos los miembros de la coalición sea desvelada en pocas semanas.

Asimismo, el próximo 18 de septiembre, las autoridades estadounidenses otorgarán su aprobación o echarán por tierra los términos del acuerdo entre Google y las editoriales.

Los opositores de Google Books defienden que el gigante de Mountain View (EEUU) dispone de «inmunidad» para desarrollar servicios asociados a los libros digitales que perjudicarían el negocio de otras empresas, pero no exigen el cierre absoluto del portal de Google.

La compañía de Internet, por su parte, justifica que ha «incrementado la competencia en el sector». En la actualidad, los usuarios de Google Books pueden acceder a un reducido número de obras completas; el acceso suele estar limitado a ciertos fragmentos de los libros protegidos por copyright. El grupo confía en que la resolución de las autoridades en septiembre le permita subir a la Red un mayor número de páginas completas.

España

En España, el mercado de los libros digitales es aún pequeño. Disponibles desde 250 euros, los dispositivos bajarán de precio previsiblemente en unos meses; la descarga de contenidos ronda los 1,5 euros.

Mientras, Santillana, Planeta y Random House Mondadori están negociando la creación de una plataforma online conjunta donde plasmar sus contenidos. Una iniciativa de estas características tiene sentido ante los deseos del Gobierno de impulsar la educación digital en los colegios. «No es lo mismo llevar encima un libro de 800 páginas que cargar con más de 5.000 páginas en un pequeño dispositivo de 200 gramos», añade Arantxa Mellado, directora ejecutiva del portal www.ediciona.com.

Expansion.com

0 comentarios