domingo, 11 de octubre de 2009

Las bibliotecas tendrán que transformarse ante la llegada del e-book

Las bibliotecas tendrán que asumir nuevas funciones que les permitan continuar su labor como impulsores del conocimiento ante la llegada de los libros electrónicos y de los dispositivos digitales de lectura, según han concluido editores y bibliotecarios en la feria internacional LIBER.

El director del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca y Anaya, Joaquín Rodríguez, ha apuntado en una mesa de debate en torno a los retos de futuro de las bibliotecas algunas de las funciones que tendrán que asumir los bibliotecarios "para que los adolescentes no desaparezcan de las salas".

Según Rodríguez "hay que ir hacia donde van los usuarios" y hacerles llegar los contenidos tanto en los antiguos soportes como en los nuevos formatos que están apareciendo, incluidos los libros electrónicos, para así "participar en la alfabetización digital de los jóvenes, que saben usar las nuevas tecnologías, pero no conocen su estructura ni los peligros que encierran".

Rodríguez también ha apuntado que los bibliotecarios pueden convertirse en impulsores de la "cultura divergente", un fenómeno muy extendido en los Estados Unidos y que consiste en la creación de nuevos productos culturales, como obras de teatro o vídeos, a partir de una obra literaria, tal y como está ocurriendo con novelas como las de la saga Harry Potter.

Ignacio Latasa, director de Leer-e, empresa especializada en la venta de e-books y dispositivos digitales de lectura, ha puntualizado que el libro electrónico no es más que "otra herramienta que no sabemos si va a encajar en la sociedad y que de momento parece que tendrá que convivir muchos años con el libro en papel".

Para adaptarse a este fenómeno, Latasa cree que las bibliotecas tendrán que buscar soluciones económicas que hagan posible el préstamo de los dispositivos de lectura, cuyo precio ronda actualmente los 400 euros.

Por su parte, el jefe de unidad de las bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid, Carlos García-Romeral, ha destacado el "importante esfuerzo" que desde 2005 están realizando las bibliotecas públicas para informatizarse e incluir en sus catálogos otros soportes para el préstamo como DVD y CD. Para García-Romeral, las bibliotecas "seguirán siendo espacios para la dinamización de la lectura y la divulgación del conocimiento, pero tendrán que remodelarse para convertirse en 'lugares para estar', con zonas wi-fi y de lectura".

EFE

0 comentarios