miércoles, 3 de febrero de 2010

Un premio para 'Los asesinos lentos'

El premio de novela del Café Gijón 2009 ha sido para la obra Los asesinos lentos, obra del escritor Rafael Balanzá. La organización ha recompensado con 30.000 euros una historia que, según el autor, trata sobre "el nihilismo".

El jurado considera que la "trama se sustenta en una estructura muy bien construida que mantiene en vilo al lector, llevándolo a un desenlace ingenioso e inesperado". Uno de sus miembros, la escritora Mercedes Montmany, destacó la virtudes de esta obra, "de gran audacia narrativa".

Balanzá (Alicante, 1969) escogió entre más de 50 opciones y se decantó por el título final porque en la historia hay "un asesinato que se alarga en el tiempo". Su intención fue crear un aire kafkiano con un "trasfondo de terror psicológico" al estilo clásico. "No me gustan los experimentalismos", aseguró.

La idea nació a partir de una conversación con un amigo en la que trataba de encontrar "la receta infalible" para escribir una buena novela. Entre esos ingredientes se encuentran "un quiebro inesperado" y un principio que atrape. También dos personajes que puedan "oírse y no oírse", y precisamente los protagonistas del texto premiado (y editado por Siruela) son dos compañeros que formaron parte de un grupo de pop rock y se reencuentran tras varios años sin verse.

Balanzá es autor del libro de relatos Crímenes triviales y fundador de la revista El Kraken. La presente es la sexagésima edición de estos galardones, que instituyó en 1949 el actor Fernando Frernán Gómez.

0 comentarios