jueves, 21 de abril de 2011

El miedo a la "piratería" frena la oferta de contenidos para el libro digital

Ereader
Por primera vez, el consumidor español tuvo a su alcance el pasado año una oferta más o menos amplia de dispositivos lectores digitales. Sin embargo, esta disponibilidad de aparatos "no ha venido acompañada en paralelo por una oferta de contenidos suficientemente capaz de responder a las necesidades del lector". Es una de las conclusiones del primer apartado del informe "Situación actual y perspectivas del libro digital en España", publicado por el Observatorio de la Lectura y el Libro, y cuyos resultados ha dado a conocer el Ministerio de Cultura. El trabajo atribuye esta escasa oferta de contenidos al miedo a la piratería.

Durante el primer semestre de 2010, más de un 35% de los libros digitales se piratearon, con un valor de 421 millones de euros, según datos del sector. El IVA del libro electrónico constituye otro factor de peso, determinante a la hora de establecer políticas de precios competitivas tanto respecto al libro en papel como a otros mercados internacionales, indica el informe.

El trabajo elaborado por el Observatorio de la Lectura y el Libro ofrece un recorrido por algunas iniciativas desarrolladas con éxito en Estados Unidos que "vienen a demostrar, en definitiva, cómo la cadena de valor está modificándose hacia negocios dirigidos al consumidor final y ventas directas". Se analizan las posibilidades de integración de estos negocios en España y sus repercusiones sobre la tradicional cadena del libro y la lectura.

Sobre el iPad, el informe asegura que ha impulsado el mercado de tabletas por todo el mundo y estos aparatos "han demostrado su capacidad para incrementar el hábito lector no solo de libros electrónicos, sino también de libros impresos". Tras analizar estas capacidades en comparación con las de los lectores de libros electrónicos o ereaders, el documento concluye que, tal como apuntan diversas investigaciones, "ambos dispositivos pueden generar dos mercados paralelos orientados a lecturas distintas".

El actual abanico de dispositivos que permiten la lectura ha impulsado la tendencia hacia la edición de contenidos multisoporte. Una tendencia que se vislumbra también en el caso español, aunque con una marcada preferencia hacia la generación de contenidos para su lectura en ereaders. El informe analiza las principales barreras de entrada de estos dispositivos de lectura en España. La actual diversidad de formatos "dificulta la compatibilidad entre los distintos dispositivos, un factor que impulsa el establecimiento del formato ePub, el estándar internacional por el que también se apuesta con fuerza desde el sector editorial español", señala el trabajo.

Las expectativas del sector apuntan al cambio de tendencia a lo largo de este año y el próximo. Para 2012, el informe estima que una de cada cuatro editoriales españolas podría comercializar en versión digital más de la mitad de su catálogo, y una de cada tres ofertará más de la mitad de sus novedades en digital.

consumer.es

0 comentarios